“Me imaginaba otra cosa”

Él nos hace fácil, a nosotros, todo.

Él nos aceptó a nosotros y nosotros estamos adaptándonos a él.

Yo me imaginaba un niño de 9 años… más grande no sólo de cuerpo sino de mentalidad.

Me imaginaba otra cosa. Pero al conocerlo lo veo mas chiquito de lo que es.

Tiene reacciones de nene más chiquito. Sigue siendo muy ingenuo e inocente.

También el hecho de que no hayamos vivido esas etapas de su vida, las vuelve para atrás para que las vivamos con nosotros.

* Familia cursando el segundo mes de convivencia que nos permite compartir este relato.