El poder de las palabras

Mañana cumplo 45 y hoy les escribo para contarles algo que como hija adoptiva y madre por adopción siempre ha estado dando vueltas en mi vida.

 

Hola a todos! Mañana cumplo 45 y hoy les escribo para contarles algo que como hija adoptiva y madre por adopción siempre ha estado dando vueltas en mi vida.
Fui a entregar documentación al colegio de mi hijo para iniciar el secundario, al presentar la documentación le explico que estamos a la espera de la partida nueva para luego poder tramitar su DNI.
Entre charla y charla la secretaria me dice, te puedo aconsejar algo:

“Mirá yo soy adoptada y mi mamá siempre decía: yo tengo tres hijos biológicos y una del corazón… ”

Por favor son hijos, no marques la diferencia…. a lo cual mi respuesta fue:

– yo también soy adoptada y mi madre siempre decía mi hija del corazón.
¡No! No somos hijos del corazón, no somos nietos del corazón, primos del corazón. ¡Somos hijos, nietos y primos!
Como verán, este tema de ser “hijos del corazón” a todos nos marca, porque nos diferencian de esa manera, nosotros nos sentimos hijos yo jamas dije mis padres del corazón, eran mi mamá y mi papá!
En la adopción hay muchos mitos y tabúes que derribar, empecemos a hacerlo.
“Somos hijos”