Un camino que comienza al revés

Eri Arreguez

En primer lugar me presento, soy Eri, algunos quizá me conocen por algunas cosas compartidas en el grupo de Facebook, algunos por vernos en alguna reunión y seguramente la mayoría no me conoce. Se preguntarán qué hago acá escribiendo sobre este tema.

Brevemente algunos detalles a tener en cuenta: somos familia de dos hermanos, L. de 12 y C. de 15. Los conocimos hace más de un año y hoy somos legalmente familia por adopción -plena- a la espera de las partidas para hacer los D.N.I. nuevos. Fue a través de una convocatoria pública.

Nuestra historia quizá sea un poco al revés que la de la mayoría. Como bien sabemos, y esto no es un mito, las estadísticas hablan de un porcentaje mayor al 90% de inscriptos para adoptar bebés y niños pequeños… Nosotros empezamos a leer, hace unos tres años, qué eran las convocatorias públicas y por qué se llegaba a esa situación. Leíamos las resoluciones y las situaciones que llevaban a la apertura de una convocatoria en provincia de Buenos Aires. La frase recurrente era “al no haber encontrado dentro de la jurisdicción, y a nivel nacional inscriptos para estos niños se autoriza la apertura del expediente xxxxxxxx orientado a la búsqueda de aspirantes a guardas con fines de adopción y/o personas que quieran ofrecerse como referentes afectivos, tutores o figuras análogas de cuidado».

Empezamos a pensar al revés. ¿Y si estamos más listos para esto que para un bebé? Con más de 35 años me veía empezando mi maternidad con un hijo de 12 o 13 años y no con un bebé. Así fue que con la valiosísima información de internet y las redes sociales pudimos empezar a averiguar más y más.  Leímos resoluciones que nos acercaron un poco más la información de problemas de salud, actividades favoritas y demás, de los niños a los que se les buscaba una familia.

Como buenos estudiantes de carreras sociales entendíamos que la resolución era un cúmulo de palabras técnico- jurídicas que habían sido volcadas, por algún operador del sistema, en un informe que hacía referencia a  situaciones acontecidas en un tiempo y en un espacio determinado (seguramente el momento en el que los derechos de los niños fueron absolutamente vulnerados).

Terapias de por medio analizamos hipótesis sobre situaciones extremas… y así empezamos a anotarnos tímidamente. Era fácil meterse en páginas donde se publicaban, era cuestión de leer y leer… Llenábamos formularios, llamábamos por teléfono y sobre todo tuvimos muy en cuenta que a quien se le pasaba el tiempo era a esos niños que menos chances tenían. Así entre idas y vueltas hoy somos una familia por adopción en pleno proceso de aprendizaje y sumando granitos de arena en donde podemos…

¿Qué comprendimos  a partir de este recorrido? Leer más…

 

Escribe un comentario